Opinión

La reconfiguración de los programas de incentivos corporativos


En los últimos años, los programas de incentivos corporativos, especialmente en el ámbito de los viajes, han evolucionado significativamente para adaptarse a nuevas realidades y expectativas. Estos programas recompensan y motivan a empleados, distribuidores, agentes financieros, vendedores independientes, fuerzas internas de ventas y franquiciatarios, consolidándose como la recompensa más efectiva para impulsar la productividad y generar impacto económico en los destinos.


Los viajes de incentivos son estrategias únicas que recompensan el alto rendimiento en áreas clave. Más que un simple premio, estos viajes son experiencias transformadoras que motivan a alcanzar niveles superiores de desempeño, fomentando recuerdos duraderos y un sentido de pertenencia hacia el empleador o franquiciante.


Además, sirven como puentes entre generaciones y culturas, fomentando la colaboración en un ambiente diverso.

"
"

La inclusión de componentes de responsabilidad social permite a los participantes dejar una huella positiva en las comunidades que visitan, fortaleciendo los valores corporativos.


Los viajes de incentivos no están dirigidos solo a empleados, sino también a otros actores clave en la cadena de valor, asegurando un compromiso y productividad sostenida. Los Destination Management Companies (DMCs) juegan un rol esencial, diseñando itinerarios personalizados que combinan lujo, cultura y responsabilidad social, asegurando experiencias únicas e inolvidables. Su conocimiento local y capacidad de coordinación son invaluables para ofrecer programas de alto impacto.


Promover destinos de incentivos con las mismas herramientas y estrategias que se aplican hacia el mercado de turismo de placer (leisure) es un error. Las motivaciones y necesidades de los participantes son diferentes; buscan experiencias que reflejen el éxito y reconocimiento que han logrado. La clave está en resaltar los ingredientes únicos del destino: culturales, gastronómicos, naturales y distintivos que conviertan la experiencia en una verdadera recompensa.

Hay que recordar que entre los tipos de eventos en el acrónimo “MICE (Meetings, Incentives,
Conferences, Exhibitions)”, los viajes de incentivos generan el mayor gasto promedio per cápita, beneficiando a una amplia gama de sectores locales y contribuyendo significativamente a la economía del destino receptor.


Una tendencia creciente es la necesidad que sienten los participantes por dejar un impacto positivo en las
comunidades que visitan, buscando oportunidades en programas de responsabilidad social. Los destinos deben colaborar con la sociedad, autoridades y fundaciones para desarrollar catálogos de oportunidades alineadas con los valores de las empresas clientes, permitiendo una participación interactiva más allá de las contribuciones monetarias.


Entender a los participantes desde las ciencias del comportamiento es crucial para diseñar programas efectivos, atendiendo a sus motivaciones y necesidades para asegurar su bienestar y salud mental. Los programas deben ser flexibles y adaptativos, ofreciendo opciones que hagan sentir valorados a los individuos.


En resumen, la reconfiguración de los programas de incentivos refleja una evolución hacia experiencias más personalizadas y significativas donde los viajes siguen siendo una herramienta poderosa para motivar y recompensar, ofreciendo experiencias únicas que reconocen el logro e inspiran a alcanzar nuevas metas.


Adaptando la promoción de destinos de incentivos a las necesidades de los participantes, incorporando actividades de responsabilidad social y aprovechando el expertise local de los DMCs, las empresas pueden garantizar que cada viaje sea una celebración del éxito y una motivación para el futuro.

Por: Eduardo Chaillo, CITE, CMP

Artículos Relacionados

Back to top button